20 de agosto de 2017

Leopoldo Moreau: "El Gobierno sometió al radicalismo y ahora va por el peronismo"

El candidato a diputado nacional por Unidad Ciudadana Leopoldo Moreau consideró hoy que el gobierno de Mauricio Macri primero "sometió" al radicalismo y ahora "va por el peronismo".

"El gobierno de Macri y los grupos dominantes quieren eliminar al movimiento popular argentino. Sometieron al radicalismo y ahora van por el peronismo", aseveró el dirigente durante una recorrida por la localidad bonaerense de Carapachay, en el partido de Vicente López.
El dirigente kirchnerista, de origen radical, advirtió, además, que estos grupos "pretenden pulverizar al movimiento obrero organizado porque necesitan remover los obstáculos para promover más ajuste, a través de la llamada flexibilización laboral, de una reforma impositiva regresiva y del debilitamiento del sistema de la seguridad social".
"Las cartas quedaron dadas vueltas en las PASO. Nadie puede hacerse el distraído. Y mucho menos ser funcional a estos grupos dominantes", sostuvo el dirigente durante la visita al barrio ubicado al norte del conurbano. Por último, Moreau remarcó que Unidad Ciudadana es "la única opción útil en octubre que puede frenar esta ofensiva contra los sectores populares".
Fuente: Diario El Día
Diario Registrado
Los ejes del oficialismo en una campaña que ya empezó
Las siete claves del PRO
Mientras Jaime Durán Barba y Marcos Peña planifican el camino de Cambiemos en la provincia de Buenos Aires de aquí al 22 de octubre, un examen al vuelo de la primera semana tras las PASO permite descubrir algunos ejes de la campaña M.
Las disputas electorales son una caja de sorpresas. Los estrategas se reservan las mejores cartas y la realidad se encarga de añadirles una dosis de imponderables. Pero como el futuro ya empezó hay elementos para imaginar qué buscan las fuerzas que responden a Mauricio Macri. 

1 Presentar el resultado del domingo como una victoria masiva e inapelable. 

A las 22.45 del domingo 13 de agosto Mauricio Macri cerró la ronda de discursos de sus candidatos. Dijo que “el cambio comenzó, está, no es propiedad de un gobierno, es de todos los argentinos, los argentinos que tenemos derecho a vivir mejor”, agregó que “lo que vale en serio no se hace de un día para el otro” y afirmó que “juntos siempre vamos a ser más que tirando para distintos lados”. Agradeció uno por uno a los postulantes en cada provincia y no dio por ganada la provincia de Buenos Aires. Pero cuando habló, la carga de votos daba ganador a Esteban Bullrich por un 6 por ciento de diferencia sobre Cristina Fernández de Kirchner y quedó horas estática. Tal vez la carga mañosa de datos haya constituido el primer acto de campaña del oficialismo de cara a las elecciones de octubre. Es verdad que en 2015 la carga fue exasperantemente morosa. Pero no había un escenario de empate técnico. Y también es cierto que las sospechas aumentan porque en estas últimas PASO el cómputo quedó frenado justo en distritos donde las mesas ya escrutadas daban una mayoría para CFK. Un objetivo pudo haber sido evitar que la buena performance de Cambiemos en parte del país, por ejemplo en Córdoba, San Luis y en grandes ciudades bonaerenses como Bahía Blanca y La Plata, fuese compartida en los titulares con una victoria de Cristina. Otra jugada pudo haber consistido en el intento de colocar al kirchnerismo y al peronismo en el papel del débil o del denunciante. Los electores pueden tener compasión por las víctimas pero no votan políticos ni políticas débiles. A su vez, el peronismo tiene la obligación de denunciar la manipulación de la carga pero no puede eternizarse en el tema ni tomarlo como centro de su campaña: no parece haber una percepción mayoritaria de que el manejo fue escandaloso. La maniobra del oficialismo tiene varios costados. Mientras por un lado puso el foco sobre los votos al birlar un resultado de conocimiento inmediato, por otro minimizó la importancia del resultado. “Póngale que gane, ¿cuál es la diferencia de que gane por cinco votos o pierda por quince? No es relevante”, dijo el presidente provisional del Senado Federico Pinedo. “Es relevante para el que mira un partido de fútbol un domingo pero no para la reconstrucción de la Argentina. Y menos en una elección en la que se define quiénes van a ser los candidatos”.

2 Exhibir a María Eugenia Vidal como si fuera candidata y su vida estuviera en juego.

No es una exageración mencionar la cuestión de la vida en general de la gobernadora, y no solo la vida política en particular. La vida cotidiana de Vidal tiene una anomalía notable: es la única funcionaria de la Argentina que habita una base militar. El Presidente y los gobernadores alternan sus respectivas residencias pero ninguno alega que una base militar es la barrera imprescindible contra un ataque mafioso. Vidal, incluso, usa políticamente a sus hijos. Según ella misma dice, estarían en peligro potencial por la lucha que la gobernadora presuntamente entabla con denuedo contra la mafia de la Bonaerense y contra el narcotráfico. Nadie puede descartar el peligro, naturalmente, y por eso a menudo los hijos de los altos funcionarios tienen protección especial. Pero sus chicos no van a la escuela en la base ni la propia Vidal deja de gobernar o timbrear fuera de guarnición aérea de Morón donde vive. En todo caso la cuestión de la base es un modo más de presentar a Vidal como la débil-fuerte, una mixtura que cosechó el éxito de 2015, mientras ella busca plantarse como la contracara de CFK. Quizás por eso fue ella misma la que atacó a la ex presidenta por la cuestión del recuento. “En ningún momento dije o digo que ganamos la provincia”, afirmó tras las PASO. “Dije que hicimos una gran elección en términos de paridad. El escrutinio definitivo no puede dar una diferencia mayor de un punto para un lado o para el otro. Esa es la verdad. A lo mejor la ex presidenta está decepcionada porque esperaba sacar más votos”.

3 Colocar un eventual triunfo de Esteban Bullrich sobre Cristina como el ruego mágico que habilitará la lluvia de inversiones.

El presidente del Banco Mundial, el coreano Jim Yong Kim pasó por Buenos Aires y dijo: “Estamos entusiasmados con las reformas del gobierno de Mauricio Macri”. Pidió “potenciar a los microemprendedores”. Sin embargo aclaró que el camino hacia la prosperidad argentina debe tener en cuenta que “los países exitosos se sacrifican atravesando un momento difícil, para encaminarse a un proceso de crecimiento”. Colofón: “Si los argentinos están dispuestos a sacrificarse juntos, van a tener prosperidad”. El vicepresidente de los Estados Unidos, Mike Pence, visitó la Argentina trayendo consigo, dijo, “los saludos personales de su amigo de larga data, Donald Trump” .El influyente Pence elogió “los audaces programas de cambio para reparar la reputación de la Argentina en el mundo”, registró el comienzo de “un renacimiento económico y político que removió barreras para permitir el crecimiento, invertir en infraestructura e ingresar a la OCDE” y se esperanzó en “aumentar el comercio bilateral en beneficio mutuo”. La Argentina tendría vía libre, al fin, para vender en los Estados Unidos los famosos limones tucumanos rechazados por sus competidores de California. Y los Estados Unidos comenzarían a exportar cerdos, cosa que no fue muy bien recibida por los productores argentinos de chanchos.

4 Asimilar los comicios del 22 de octubre a un ballottage para elegir cargos ejecutivos en el que, además, se optaría por ser Venezuela o no.

“Esta elección ratifica el rumbo que tomó este equipo en 2015. La gente entendió que había que cambiar, si no íbamos camino a convertirnos en Venezuela o la provincia de Santa Cruz”, dijo el lunes el ministro del Interior Rogelio Frigerio. El discurso oficial apunta a instalar la idea de que el voto parlamentario es como el voto ejecutivo que resuelve quién ocupará las gobernaciones y la Presidencia de la Nación. Por eso la comparación de Frigerio con 2015, cuando ese tipo de cargos estaba en juego. Por eso la exhibición del fantasma, siempre presente, de Venezuela, o de Venezuela y Santa Cruz. Ya en medio de la campaña hacia las PASO fue Felipe Solá quien explicó mejor que la comparación con Venezuela era un sinsentido. “No vivimos de un solo producto, la sociedad argentina es más compleja y no estamos en el mismo nivel de polarización”, dijo. 

5 Persuadir de que Macri y sus apóstoles en cada provincia son la esperanza o, de mínima, un Presidente y un equipo que merecen ser esperados.

En septiembre la Presidencia girará al Congreso el proyecto de presupuesto para el próximo ejercicio. Es probable que proyecte una inflación del 12 por ciento para 2018 y un tope para el déficit fiscal del 3,2 por ciento. Para 2017 la inflación proyectada por el Banco Central fue de entre el 12 y el 17 por ciento. Las consultoras privadas más optimistas pronostican un piso del 21 por ciento, es decir por lo menos cuatro puntos arriba del peor escenario planteado por el Gobierno. El posible uso publicitario del 12 por ciento para el 2018 engarzaría con el argumento de que hay que darle tiempo al Presidente para que la inflación baje. Porque, dirá la publicidad, la inflación sin duda bajará mientras crecen las obras públicas y el crédito hipotecario. “Les agradezco que a pesar de las dificultades hayan creído que vamos por el camino correcto”, dijo Macri el domingo de las PASO. “Empezamos a recorrer los mejores 20 años de la historia del país”, declaró transparentando el sueño de Cambiemos.

6 Convencer de que el juicio político a Eduardo Freiler es el comienzo de una Justicia de manos limpias. 

El oficialismo aprovechó una fugaz mayoría de dos tercios en el Consejo de la Magistratura para no computar la voz y el voto del miembro saliente Ruperto Godoy, representante peronista en el organismo, y suspender al camarista Eduardo Freiler. “La suspensión de Freiler es un paso adelante hacia el fin de la impunidad”, dijo. Macri. Según Freiler esa mayoría fugaz no fue casual. “Estoy realmente muy mal, es impactante cuando uno ve las imágenes de lo que sucedió en el Consejo”, dijo. “Estoy muy sorprendido de que haya habido un accionar tan coordinado entre el Consejo de la Magistratura, la Corte Suprema de Justicia de la Nación y con alguna mirada constante desde el Poder Ejecutivo”, añadió. El camarista suspendido no quiso pecar de ingenuo: “En el Consejo de la Magistratura el oficialismo estaba esperando que quien no votaba como ellos se enfermera o perdiera el avión para poder contar con la mayoría necesaria. Todo el mundo lo sabía, era una maniobra muy clara, evidente. Pero lo de ayer...”, planteó Freiler. “Nadie podía suponer que iban a contar con la ayuda del presidente de la Corte Suprema...”. El mensaje subyacente del oficialismo es que no se trata de que faltan pruebas contra CFK sino de que Freiler bloqueaba los procesos. 

7 Hacer creer a los intendentes bonaerenses que su futuro es desesperante si no hacen de agentes electorales dobles.

Según admiten en privado los operadores de Cambiemos en el mayor distrito del país, los intendentes que sueñan con obras públicas y un reparto más o menos equitativo de los fondos provinciales deberían comenzar a entregar boletas con distintos juegos. Un juego combinarían a Cristina senadora con los concejales del intendente. Otro juego combinaría a Bullrich senador con esos mismos concejales. La seducción-amenaza consiste en que el intendente se convenza de que su ventaja es ésta: se reservaría el dominio del concejo deliberante (perderlo es el terror de cualquier jefe comunal) y entretanto aporta votos al macrismo. Al menos una parte. Las operaciones discretas comenzaron ya encandilando a los intendentes que juegan con Florencio Randazzo (la expectativa del Gobierno es que no le sumen más votos a Cristina) y a los que apoyaron a Sergio Massa: deberían profundizar un drenaje todavía superior a la gran huída de votos que ya se produjo en las PASO.
Pagina 12
La Secretaría de Deporte otorga ayudas a exclusivos clubes de golf y a otros que se dedican al polo y a la náutica
Subsidios que son un privilegio para ricos
Con la firma de Carlos Mac Allister, se distribuyen subsidios que incluyen a instituciones que están muy lejos de promocionar las actividades deportivas, sociales y culturales, como lo marca la ley de Clubes de Barrio y de Pueblo. Uno de los beneficiados en Córdoba tiene como directivo al empresario Aldo Roggio.
En el Córdoba Golf Club –donde Roggio es vocal suplente– se juega el Abierto del Centro de la República.
La Secretaría de Deporte de la Nación, que ahora depende de la Casa Rosada, entrega subsidios a clubes de golf que organizan torneos profesionales con premios millonarios o que practican el yachting, una disciplina de costos elevados si se la compara con otras. El hecho tiene gravedad institucional porque las sumas otorgadas por el Estado fueron encuadradas dentro del llamado Régimen de Promoción de los Clubes de Barrio y de Pueblo. El gobierno le puso un nombre más breve: Clubes Argentinos. Pero se trata de la ley 27.098 de 2014 que establece “el fomento, estímulo y promoción de las actividades deportivas, sociales y culturales de índole barrial”. En un caso, el del Córdoba Golf Club, el tema llegó a la Justicia de esa provincia por la denuncia de un concejal peronista. Se trata de una entidad ubicada en Villa Allende y cuya comisión directiva la integra Aldo Benito Roggio, el influyente contratista de obra pública que posee cuatro empresas offshore en Panamá. También se extendieron pagos a instituciones ajenas al ámbito deportivo, como el Consejo de Ciencias Económicas de San Juan. O se le concedió una suma a la Asociación Santiagueña de Paintball, una joven disciplina nacida en Estados Unidos donde se compite lanzando bolas de pintura. Tampoco faltaron clubes de fútbol profesional, como Gimnasia y Esgrima de Jujuy y Alvarado de Mar del Plata. 
En los veinte meses que lleva como funcionario, el secretario de Deporte Carlos Mac Allister lleva entregados unos 250 millones de pesos en subsidios que equivalen a poco más de 14 millones de dólares. El ex futbolista declaró en Bahía Blanca en mayo pasado que existen “más o menos 7000 clubes registrados, de los cuales 3700 pueden recibir el subsidio”. Si bien es cierto que muchos encajan en los parámetros que señala la ley 27.098, el manejo discrecional de los fondos llevó a que se subsidiara a asociaciones capaces de generar suficientes recursos y que por ahora quedaran relegadas otras que subsisten como pueden. Todas, según indica la norma, deberían tener como objetivo “la promoción y la práctica deportiva de carácter no profesional, y la realización de actividades sociales y culturales, atendiendo el bienestar de los asociados”.
En los greens del Córdoba Golf Club se realiza todos los años el Abierto del Centro de la República. La edición de 2016 la ganó un joven jugador texano, Anthony Paolucci y, la 86°, de 2017, el tucumano Nelson Ledesma. Se trata de la 5ta. fecha del PGA Tour Latinoamérica. El principal auspiciante del torneo es OSDE. Otros fueron Coca-Cola y el grupo Roggio, de Aldo Benito, vocal suplente con mandato vigente entre las autoridades de tan distinguido club. Los últimos premios otorgados a los profesionales que compitieron ahí ascendieron a 3 millones de pesos, unos 172 mil dólares.
En la capital nacional del golf que es Villa Allende, gobierna Eduardo “el Gato” Romero, uno de los mejores golfistas argentinos de la historia. Intendente por Cambiemos, compone esa escudería de ex deportistas que se sumaron al PRO y que en Córdoba tiene más de un exponente. El de mayor visibilidad política es el ex árbitro Héctor Baldassi. Diputado nacional y coautor de la ley 27.098, fue denunciado en la Justicia por el concejal peronista de la localidad de Mendiolaza, Nicolás Martínez Dalke, por los presuntos delitos de abuso de autoridad y malversación de caudales públicos.
El edil señaló en su escrito presentado ante los Tribunales II de la provincia que el 26 de junio, “el diputado Héctor Walter Baldassi hizo entrega de subsidios a los siguientes clubes de Villa Allende: Clubes Atlético Quilmes, Sport Club y Córdoba Golf Club”. Cada uno recibió 100 mil pesos y en el último caso se justificaron los fondos en “el mejoramiento de la red eléctrica de acometida, nuevo pilar general de ingreso y cambio de conductores subterráneos para el sector de Tenis”, según dice la denuncia. 
Aunque es discutible legalmente la imputación a Baldassi –porque los subsidios se los entregó la Secretaría de Mac Allister al municipio gobernado por Romero–, no lo es el motivo que dejaría afuera del Régimen de Promoción de los Clubes de Barrio y de Pueblo a una entidad que organiza torneos de golf para jugadores profesionales. Su actual comisión directiva la integran el empresario Roggio, su presidente Marcelo Lozada y Rodolfo Horacio de Ferrari Rueda, Matías José Novillo Saravia, Federico José Moyano Symonds y Alberto Vidal Lascano, entre otros. 
Un dato interesante que permite desarrollar la hipótesis de cómo el Gobierno entregó subsidios discrecionales con fines político-electorales lo aporta el periodista Ernesto Rodríguez III en un artículo de su página Olímpicos Argentinos. El colega sostiene que pese a la baja presupuestaria que sufrió la Secretaría de Deporte en 2017, se aumentaron los fondos para clubes deportivos y sociales por sobre “los reservados para alto rendimiento ($ 229 millones) o becas deportivas ($ 220 millones)”. De 1015 millones asignados para este año, 292 millones irán al régimen que estipula la ley 27.098 para aquellas asociaciones civiles que se supone “promocionan las actividades deportivas, sociales y culturales de índole barrial” como dice la norma. 
No parecen ser los casos del Córdoba Golf Club o el Mar del Plata Golf Club con vista a Playa Grande, del que es socio Florencio Aldrey, el multimillonario dueño del diario La Capital. Ahí se juega la Copa Chivas Regal a 18 hoyos. Y de ahí también echaron en marzo del 2016 al ex vicepresidente Amado Boudou porque debía varias cuotas sociales. En la lista de beneficiarios de los subsidios también aparecieron el Yacht Club Olivos –cuyo costo de membresía asciende a 30.000 pesos y la cuota mensual a 1100–, el Náutico Mar del Plata, la Asociación Argentina de Surf, el Mendoza Tenis Club, el Huarpes Polo Club de San Juan y el Autódromo de Concepción del Uruguay, aunque a este último la cola de un tornado le destruyó sus instalaciones en noviembre pasado y la entrega de un subsidio podría justificarse.
El concejal Martínez Dalke, que denunció la intervención de Baldassi en Villa Allende, aporta otro dato que averiguó en la Agencia Córdoba Deportes, encargada de las políticas del área en la provincia. “Ahí tienen hace tres meses una lista de espera con 24 clubes que tramitaron el subsidio. Pero desde la Secretaría de Deporte de la Nación sólo se los dan a los intendentes afines a Cambiemos, como el Gato Romero”.
Marcelo Giraudo es el coordinador del programa Clubes Argentinos. En la página oficial de la Secretaría que conduce Mac Allister se explica que tiene como objeto “brindar apoyo económico para mejorar las instalaciones de la institución o adquirir material deportivo”. Y enumera una serie de requisitos que no todas las instituciones deportivas pueden cumplir (ver aparte). Cuando los cumplen, el Colorado viaja a una provincia cualquiera, entrega los subsidios en un acto y se saca una foto con las autoridades locales. Jujuy debe tener el récord. La visitó en varias oportunidades donde se dejó retratar junto al gobernador radical Gerardo Morales. Sus clubes llevan recibidos más de 12 millones de pesos durante su gestión, según admitió un representante de la Secretaría de Deportes la semana pasada en la ciudad jujeña de San Pedro. Había viajado para seguir entregando subsidios.
Pagina 12
Macrì no declaró un lote de 900 millones en Bella Vista
Negro el diez
La fortuna del presidente decuplica lo que declaró. En su presentación de 2016, Macrì denunció bienes por 82,6 millones. Además mantiene un fideicomiso opaco por otros 44 millones. Pero omitió un predio de 32,5 hectáreas en Bella Vista cuya valuación fiscal es de 122 millones, su valor al acto de 477 millones y el de mercado no menos de mil millones. Allí se construyó el barrio cerrado Buenos Aires Village. ¿Por qué Macrì desprecia a Massa y le llama Ventajita?
El terreno del presidente donde se construyó un barrio cerrado.
La fortuna del presidente Maurizio Macrì es diez veces lo que declaró bajo juramento y supera con holgura la de todos sus ministros y funcionarios. Entre sus posesiones en negro, es propietario de 32,5 hectáreas en la zona de barrios cerrados del norte del conurbano bonaerense. Su valuación fiscal es de 122 millones de pesos, su valor al acto de 477 millones de pesos y el de mercado no baja de mil millones, de acuerdo con los precios que piden inmobiliarias de la zona. Sin embargo, no figura en ninguna de las declaraciones de bienes presentada por el mandatario, quien en 2012 negó ser dueño de ese predio. En el Registro de la Propiedad de la Provincia de Buenos Aires fue registrado cuando aún no se había subdividido el Partido de General Sarmiento; hoy corresponde a Bella Vista, partido de San Miguel. Pero ya no es un terreno baldío porque allí se edificó el barrio cerrado Buenos Aires Village, que según su desarrollador inmobiliario comprende 250 unidades de vivienda, de casi mil metros cuadrados de promedio. Uno de esas fracciones se ofrece por 220.000 dólares, que equivalen a 3,9 millones de pesos. 
La primera información la ofreció el portal Perfil.com.ar en 2012. Sostuvo que para construir ese barrio, “Macrì y su familia” debieron conseguir una excepción a la ordenanza que sólo permitía levantar planta baja y un piso. El subsecretario de Legal y Técnica de la Municipalidad de San Miguel, José Richards, quien había sido funcionario de Macrì en la Capital y ahora forma parte del equipo bonaerense del Hada Buena, gestionó la excepción, agregaba. El intendente Joaquín De la Torre la elevó al Concejo Deliberante, de modo de permitir la construcción de planta baja, dos niveles y terraza. 
Pero Macrì negó a través de su vocero haber tramitado la excepción en San Miguel porque, dijo “los terrenos los vendió hace años a la empresa Emdico, que fue la que se encargó de la comercialización del mencionado barrio”. Richards se mudó a La Plata junto con De la Torre cuando el ex intendente asumió como ministro de Producción y luego de Gobierno. La versión que voceros del municipio transmitieron para esta nota es que “la ordenanza que aprobó la urbanización se firmó una vez que O’Reilly le compró a Macrì ese terreno que había pertenecido a la madre, y revendió una franja a desarrolladores locales que construyeron dormis. El  expediente de autorización a O’Reilly para desarrollar el barrio privado se elevó a la provincia de Buenos Aires, que nunca respondió. En la misma situación hay casi un centenar de barrios privados, que se construyeron sin contar con el visto bueno definitivo de la provincia”.
La fortuna del presidente Maurizio Macrì es diez veces lo que declaró bajo juramento y supera con holgura la de todos sus ministros y funcionarios. Entre sus posesiones en negro, es propietario de 32,5 hectáreas en la zona de barrios cerrados del norte del conurbano bonaerense. Su valuación fiscal es de 122 millones de pesos, su valor al acto de 477 millones de pesos y el de mercado no baja de mil millones, de acuerdo con los precios que piden inmobiliarias de la zona. Sin embargo, no figura en ninguna de las declaraciones de bienes presentada por el mandatario, quien en 2012 negó ser dueño de ese predio. En el Registro de la Propiedad de la Provincia de Buenos Aires fue registrado cuando aún no se había subdividido el Partido de General Sarmiento; hoy corresponde a Bella Vista, partido de San Miguel. Pero ya no es un terreno baldío porque allí se edificó el barrio cerrado Buenos Aires Village, que según su desarrollador inmobiliario comprende 250 unidades de vivienda, de casi mil metros cuadrados de promedio. Uno de esas fracciones se ofrece por 220.000 dólares, que equivalen a 3,9 millones de pesos.
La primera información la ofreció el portal Perfil.com.ar en 2012. Sostuvo que para construir ese barrio, “Macrì y su familia” debieron conseguir una excepción a la ordenanza que sólo permitía levantar planta baja y un piso. El subsecretario de Legal y Técnica de la Municipalidad de San Miguel, José Richards, quien había sido funcionario de Macrì en la Capital y ahora forma parte del equipo bonaerense del Hada Buena, gestionó la excepción, agregaba. El intendente Joaquín De la Torre la elevó al Concejo Deliberante, de modo de permitir la construcción de planta baja, dos niveles y terraza. 
Pero Macrì negó a través de su vocero haber tramitado la excepción en San Miguel porque, dijo “los terrenos los vendió hace años a la empresa Emdico, que fue la que se encargó de la comercialización del mencionado barrio”. Richards se mudó a La Plata junto con De la Torre cuando el ex intendente asumió como ministro de Producción y luego de Gobierno. La versión que voceros del municipio transmitieron para esta nota es que “la ordenanza que aprobó la urbanización se firmó una vez que O’Reilly le compró a Macrì ese terreno que había pertenecido a la madre, y revendió una franja a desarrolladores locales que construyeron dormis. El  expediente de autorización a O’Reilly para desarrollar el barrio privado se elevó a la provincia de Buenos Aires, que nunca respondió. En la misma situación hay casi un centenar de barrios privados, que se construyeron sin contar con el visto bueno definitivo de la provincia”.



Para ARBA el predio presidencial tiene una valuación fiscal de 122 millones de pesos. Pero su valor al acto es de 477 millones y el de mercado el doble.



El presidente también es propietario de la parcela vecina 209-E, que tampoco declaró.

Esto no explica por qué Macrì nunca declaró la posesión del predio ni los fondos ingresados por su venta.
El barrio Buenos Aires Village fue construido por Emprendimientos Inmobiliarios de Interés Común (Eidico, no Emdico), uno de los mayores desarrolladores inmobiliarios del país. Sobre 32,5 hectáreas se levantaron 250 viviendas con una superficie promedio de 915 m2 cada una. Según Eidico, el Village “es vecino del Buenos Aires Golf y comparte su acceso directo por la autopista del Buen Ayre. Cuenta con cancha de fútbol, 4 canchas de tenis, pileta y espacio de juegos para los más chicos. Además, tiene un Club House concesionado que permite disfrutar a los propietarios momentos especiales acompañados de buena comida. Buenos Aires Village tiene doble acceso, lo que permite una mejor circulación interna de vehículos”. A principios de esta década el alma mater de Eidico, Jorge O’Reilly Lanusse, contó a la revista de negocios “Reporte Inmobiliario” que en el comienzo de su actividad fue inspirado por su tío materno y actual socio, Patricio Lanusse, quien compró con un grupo de amigos cinco hectáreas en La Horqueta. “Luego le cambiaron la zonificación”. Esta es una de las claves del negocio inmobiliario, de la corrupción municipal y de la dificultad para modificarlo con provecho social. 

Valuación fiscal y en acto

Pese a la desmentida de Macrì, cinco años después el predio sigue formando parte de su patrimonio. El 13 de julio de este año Macrì y su hermano Gianfranco inscribieron un trámite de subdivisión de condominio ante el Registro de la Propiedad de la provincia de Buenos Aires. La minuta de inscripción de la partida 36432, que menciona a Macrì como casado en terceras nupcias con Juliana Awada, remite a la parcela 209-d, donde se levanta el Buenos Aires Village. Según la agencia de recaudación bonaerense, ARBA, la valuación fiscal del terreno es de 122.283.646 millones de pesos y el impuesto a pagar el 29 de este mes asciende a 2,4 millones de pesos. El mismo documento señala que la superficie del terreno es de 32,5 hectáreas y que la superficie edificada es de 69990 m2. Estos 122 millones de pesos superan en 50 por ciento los bienes de Macrì contenidos en su última declaración jurada, de 2016, que asciende a 82,6 millones. Si a ello se suman los 44 millones de pesos del fideicomiso ciego en el que dijo haber colocado una parte de sus bienes, el total llega a 126,6 millones, apenas cuatro millones por encima de la valuación fiscal de ese solo terreno. La figura del fideicomiso ciego no existe en la legislación argentina y Macrì la invocó como prueba de su voluntad de transparencia para evitar conflictos de intereses, con la misma impresionante técnica de manejo de la información por la cual dijo que volvía a fojas cero la negociación por la deuda del Correo, que sigue sin novedades hasta hoy. En realidad se trata de un fideicomiso opaco, porque no se sabe a ciencia cierta qué contiene. El fideicomiso no es ciego para el presidente sino protegido de la vista de la sociedad, con lo cual el efecto real es opuesto al perseguido. Hace dos meses, la revista Noticias entrevistó a José María Fernández Ferrari, el escribano a cargo del fideicomiso. Su socio, Carlos D’Alessio, renunció como escribano general de la Nación para que Macrì pudiera alegar que no tenía contacto alguno con el administrador de una parte de sus bienes y que no había conflicto de intereses. Esto no excluye una sobreactuación: Fernández Ferrari declaró que él y Macrì firmaron el acuerdo en momentos distintos y que nunca lo conoció. En el mismo artículo, la revista sostiene que los bienes de Macrì que administra Fernández Ferrari son quince pisos de un edificio nuevo en el barrio de La Boca, acciones y campos. La declaración jurada del presidente comprende una propiedad en el Uruguay, legada días antes de la muerte del tío Jorge Blanco Villegas, en abril de 2011; lotes de terreno en Tandil, Pilar, Salta y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires; acciones en las sociedades ECosta SA, Agropecuaria del Guayquiraro, Molino Arrocero Rio Guayquiraro, Yacylec, Maria Amina, y 4 Leguas; y su participación en el Fideicomiso Inmobiliario Caminito. Ninguno de esos bienes tiene relación con el lote en Bella Vista con valuación fiscal de 122 millones de pesos, por lo cual no puede tratarse de los mismos. Además, sólo esas 32,5 hectáreas valen tanto como todos los bienes presidenciales, dentro y fuera del fideicomiso opaco.
Para el Registro Bonaerense de la Propiedad, el Valor al Acto del lote es de 477 millones de pesos. El Valor al Acto es utilizado para calcular las tasas fiscales y los tributos a la herencia. Es siempre superior a la valuación fiscal pero inferior al valor venal o de mercado de la propiedad, que en este caso es el doble según tasaciones de inmobiliarias que ofrecen terrenos en el mismo barrio cerrado y en otros próximos. 
El Catastro Bonaerense identifica a San Miguel con el Código 131. La parcela aledaña a la anterior (209-c) pertenecía a las hermanas María Lía, Anabel Gloria y Celina Gisela Busco Bayón, quienes en septiembre de 1995 la vendieron indivisa a Gianfranco Macrì, casado desde entonces con Eliana Badesich; Maurizio Macrì, casado en aquel momento con Isabel Menditeguy y a la Inmobiliaria y Mandataria Litoraleña SA. La parte de Maurizio Macrì fue embargada en febrero de 2007 por orden del juzgado civil 4 de la Capital a pedido de su exposa Isabel Menditeguy, de quien se había separado. El embargo se levantó el 12 de noviembre del mismo año, un mes antes de que Macrì asumiera por primera vez como intendente de Buenos Aires. 
La declaración jurada del presidente incluye tierras e inmuebles en Tandil, Pilar, Salta y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, pero no los lotes de San Miguel.

La Sociedad Anónima Inmobiliaria y Mandataria Litoraleña fue creada en 1978 y presidida hasta su muerte el 13 de abril de 2011 por Jorge Alberto Blanco Villegas, tío materno del presidente. Su actividad principal fue “Servicios inmobiliarios realizados por cuenta propia, con bie- nes urbanos propios o arrendados”. El domicilio fiscal de esa empresa es Avenida del Libertador 498, piso 28, en el mismo edificio conocido como El Rulero, donde tienen sede SOCMA, SIDECO y Correo Argentino, que ocupan otros pisos.
Por la subdivisión de condominio inscripta hace un mes por Gianfranco y Maurizio Macrì ante el Registro de la Propiedad de la provincia de Buenos Aires, lo que antes eran tercios con Inmobiliaria y Mandataria Litoraleña, ahora son mitades, una de cada hermano. En uno de los lotes linderos se levanta otro barrio cerrado y en otro el Buenos Aires Golf Club, sobre la parcela 209-c. Es decir que esas tierras siguen siendo propiedad del presidente hasta el día de hoy. Otra boleta de ARBA fue emitida a nombre de Maurizio Macrì por la parcela 209 E lindera con la anterior. En este caso la superficie es de 17,3 hectáreas y la parte edificada es de apenas 1416 m2. Su valuación fiscal es de 11,6 millones de pesos y el impuesto a pagar a fin de mes de 107 mil pesos. Tampoco esos 11,6 millones constan en su declaración jurada.

Cesiones online

En la subdivisión de condominio actuó el escribano Bernardo Mihura de Estrada. Como apoderado representó al presidente y a su exposa Isabel Menditeguy el empresario Mateo María Salinas. La relación no es nueva: Macrì le otorgó el poder el 28 de octubre de 2012. 
Mihura de Estrada y Salinas son nombres llamativos en semejante tarea para Macrì:
  • Uno de los ocho hermanos del escribano, Gabriel Mihura de Estrada, fue el principal asesor jurídico de Sergio Tomás Massa, en la ANSES y en la jefatura del gabinete de ministros. Ambos son sobrinos del secretario de Culto Católico, Santiago de Estrada de la Torre.
  • El apoderado de Macrì, Mateo María Salinas, es el gerente general de Eidico y yerno de su fundador, Patricio Lanusse. 
  • Jorge O’Reilly Lanusse también fue asesor de Massa en la jefatura de gabinete de ministros, en 2008. 
  • El presidente nunca ha explicado por qué se refiere a Massa con el mote de Ventajita.
    Eidico se define como una empresa de servicios con un sistema propio de comercialización al costo, casi como una cooperativa de pequeños inversores que participan del negocio de transformar una fracción de tierra virgen en una urbanización (con toda su infraestructura). Como administrador o mandatario, generalmente bajo la figura de un fideicomiso, Eidico ha desarrollado más de medio centenar de barrios privados, la mayoría en la zona norte de la provincia de Buenos Aires, y otras decenas de proyectos de inversión comercial en shoppings, clubes de golf y hoteles en Ushuaia, Carmelo (Uruguay), Miami y Córdoba. El apoderado de Macrì, Mateo María Salinas, fue el primer empleado de Eidico y llegó a ser la mano derecha de O’Reilly. También es yerno del fundador, Patricio Lanusse, tío a su vez de O’Reilly.
    Cuando se inició la construcción del barrio, Rodolfo Taurrabela, descendiente de una familia de martilleros de Ramos Mejía inauguró allí una inusual modalidad de venta de inmuebles: “Diseñó un sistema de inversión que permite comprar desde 5 metros cuadrados. Y asegura que cada metro cuadrado lineal, como se llama a este tipo de compra, representa una parte de un edificio, y permite tanto ir sumando hasta llegar a completar un departamento o simplemente quedarse con los metros lineales y obtener una rentabilidad en proporción al porcentual”. En un video promocional, Tarraubella explicó que “el inversor puede adquirir una fracción de un departamento sin ser condómino del mismo y formalizando la operación –sin las solemnidades impuestas por nuestro Código Civil– con un transferible boleto de compra venta”. Consultado para esta nota, Jorge O’Reilly informó que “al final de ese proceso, cada uno de nuestros clientes recibe su unidad ya dividida, con el título de propiedad definitivo”. Entretanto hay un proceso que según Eidico puede llevar años y que se tramita con una herramienta electrónica llamada Cesiones Online. “Como muchos de los lotes todavía no tienen la escritura individual, se deben transferir por medio de una cesión de derechos. Esto lleva a que la certificación de la titularidad de esos productos de Eidico sea un paso fundamental para la seguridad y transparencia del proceso”, explica. La pregunta tendía a esclarecer cómo era posible que un mismo predio perteneciera a Macrì y al mismo tiempo fuera ocupado por las viviendas de Buenos Aires Village. La respuesta de O’Reilly aclara que los ocupantes de las casas tienen cada uno su título de propiedad. Es claro que el mismo terreno no puede tener dos propietarios distintos en forma simultánea. De modo que Macrì tiene la posesión del lote, como indican el registro de la propiedad y la agencia de recaudación bonaerense, o el dinero que percibió por su venta. En cualquier caso, debería haberlo declarado entre sus bienes y no lo hizo.
  • Con 26.381 hectáreas en la provincia de Buenos Aires 18.000 adquiridas entre 1989 y 1996), el Grupo Agropecuario Blanco Villegas integró la cúpula de los mayores propietarios del país. Los otros accionistas del grupo fueron su hermana y madre del presidente Macrì, Alicia Blanco Villegas; la tercera hermana, Lía Esther Blanco Villegas; la madre de todos ellos, Argentina Cinque; el hermano del presidente, Gianfranco Macrì, y Julio H. D’Hers, propietarios de las sociedades Cabalgando, Quequén Grande, Agropecuaria San Juan de Deane, Las Tijeretas, Los Aperos, El Tinglado, El Jilguero, El Patacón, La Cebadilla, La Reserva y cuatro condominios. Blanco Villegas, fue presidente de la Unión Industrial, por su armaduría de kits importados, instalada en el paraíso subsidiado de Tierra del Fuego. También fue concesionario de FIAT cuando los Macrì dirigieron su operación y presidió el Banco Comercial. Parte de su fortuna fue heredada por Maurizio, quien se identificó con ese tío antes que con su padre. 
  • Entre los bienes que el presidente heredó del tío Jorge está la empresa Inmobiliaria y Mandataria Litoraleña, cuya presidencia a la muerte de Jorge Alberto Blanco Villegas asumió su hermana Alicia, la madre del presidente. Blanco Villegas también era presidente de Conklin Pacific LTD, una compañía offshore radicada en las islas vírgenes británicas, que en 1998 fue vendida a New Charlotte LTD, cuando su valor era de 11,9 millones de dólares, según la investigación sobre los Panama Papers que condujo para el diario La Nación Hugo Alconada Mon. Según ese diario, Conklin Pacific tenía como objeto “llevar a cabo el negocio de una compañía inversionista, proveer servicios administrativos, ejecutivos y de asesoría, comprar, vender, alquilar inmuebles y comerciar bienes raíces en todas sus ramas”. Por la herencia de Blanco Villegas el presidente “declaró que su patrimonio se había incrementado un 84%” en 2012, “explicaron en esa época voceros del entonces jefe de Gobierno porteño”, agregó el diario. No obstante, esa novedad no figura en la declaración jurada de Maurizio Macrì, quien en 2012 iba por su segundo mandato como jefe de gobierno de la Capital. En la declaración jurada 2014 de Maurizio Macrì aparece una Inmobiliaria Litoraleña (en vez de Inmobiliaria y Mandataria Litoraleña). Macrì declara que ingresó a su patrimonio en 1998. Al inicio del periodo la valúa en 0,00 pesos y al cierre del período 2014 en 0,01 pesos. Vuelve a declararla con valor de 0,01 pesos al inicio del período 2015, pero ya no figura al cierre de ese año, ni en la declaración jurada de 2016. 
    Gianfranco Macrì preside el Buenos Aires Golf Club. Su revisor de cuentas titular es el secretario legal y técnico de la presidencia, Pablo Clusellas, y suplente Jorge Ledesma, el escribano habitual del presidente Macrì. Los negocios familiares están inextricablemente ligados al gobierno
  • Preguntas sin respuesta

    Con el objeto de formularle preguntas específicas sobre el Buenos Aires Village y su relación con el Presidente, de tanta confianza que lo designó su apoderado, le pedí a O’Reilly el contacto con Mateo María Salinas. Me respondió que prefería centralizar él toda la información. Le remití entonces este cuestionario:
    1. ¿Cuándo compraron las 32,5 Ha donde construyeron Village Buenos Aires?
    2. ¿Cuando se terminaron de pagar y a qué precio?
    3. ¿Cuántas unidades se vendieron?
    4. ¿Por qué Mateo Salinas fue apoderado del propietario en la división de dominio con su hermano?
    En este punto, se cortó el contacto y O’Reilly no respondió. Otro tanto ocurrió con Rodolfo Tarraubela cuando le envié un cuestionario sobre su innovación de los metros lineales cuadrados. A él le pregunté cómo podían superponerse los 5m2 de un comprador con el título del propietario original. Es comprensible el silencio, ya que estas preguntas tocaron un nervio hipersensible. Con independencia de las respuestas, el hecho comprobable documentalmente es que Macrì no declaró ni los terrenos ni el dinero recibido por su venta. 
    (Agradezco la ayuda en el chequeo de datos de Mariana Escalada y Ari Lijalad.)
  • Pagina 12
Página/12 accedió al expediente por la desaparición forzada de Santiago Maldonado
Una historia de mentiras y encubrimiento
Los testigos, la familia y la información que existe en la causa apuntan a la responsabilidad de la Gendarmería y desmienten la defensa de esa fuerza realizada por la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, en el Senado.
La comunidad mapuche, víctima de la represión y persecución de las fuerzas de seguridad.
Son los hippies rubios de El Bolsón. Santiago, “Brujo” o “Lechu”, como lo llaman, se juntó el domingo 30 de julio con su amigo Ariel y le anticipó que pensaba ir de visita a la comunidad mapuche Pu Lof en Resistencia, de Cushamen. Su estado de salud no mostraba indicio alguno de haber sido apuñalado. Cinco días más tarde, Ariel preocupado por la ausencia de su amigo lo llamó al celular, alguien atendió sin responder durante 22 segundos y la comunicación se interrumpió. Así lo declaró este joven ante el juez federal Guido Otranto en la causa por la desaparición de Santiago Maldonado. Los mapuches a los que iba a ver lo conocían y por eso reconocieron que era a él a quien agarraron los gendarmes la mañana del 1 de agosto durante el operativo represivo en esa comunidad. Lo golpearon y lo metieron en una camioneta Unimog. Santiago había hablado con su mamá, Stella Peloso, el jueves 27 y si hubiera estado lastimado ella lo habría sabido. Mientras usinas oficiales alimentan el foco mediático con una versión que exculpa a la Gendarmería, la principal hipótesis respecto a la responsabilidad de esa fuerza sigue siendo, tal como sucede sistemáticamente en las investigaciones por desapariciones de personas en democracia, la más descuidada por parte de la justicia. De hecho, la fiscalía federal aún no se pronunció sobre el pedido de la abogada de la familia para cambiar la carátula de NN, averiguación de paradero, por la de desaparición forzada de persona. Los nombres de los 130 gendarmes que entraron a la comunidad disparando balas de goma ingresaron al expediente que instruye la justicia federal recién hace dos días, pero el abogado de esa fuerza de seguridad ya tiene copias para ir armando la defensa porque, inexplicablemente, el juez Otranto los aceptó como parte en la causa.
“Santiago es vegetariano, un pibe pacífico, en la feria de El Bolsón lo conocen todos, tirar esto de un posible apuñalado es muy bajo pero ya podemos esperar que digan cualquier cosa”, define su hermano Sergio, con un tono que ya denota más cansancio que indignación.
A tres semanas desde la última vez que fue visto Santiago Maldonado, una a una fueron cayendo las mentiras oficiales: que los mapuches y la familia obstruyen la pesquisa, que la Gendarmería repelió la agresión de piedras de ocho mapuches cuando en realidad antes había hostigado y detenido a tres mujeres de la comunidad, que hay un “bando” que insiste en la desaparición siendo que en el expediente consta la denuncia por este delito desde la foja cero con testimonios y la denuncia de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (Apdh) de Esquel. 
No funcionaron el video trucho de Entre Ríos y los barrios enteros donde todos usaban barba y rastas. Ahora fueron por el desvío, que, paradójicamente, podría llevar a la punta del ovillo de un armado previo: el incendio de un puesto en Epuyén supuestamente por parte de Resistencia Ancestral Mapuche (RAM), en el cual Maldonado podría haber sido herido con un puñal. ¿Basado en qué? Nadie se atendió en los hospitales de la zona y una de las líneas celulares de Santiago se habría activado ese día en Epuyen. ¿Santiago se desangró en el desierto?
En este punto una parte de los investigadores se pregunta: ¿La familia, los amigos y las constancias del expediente son acaso menos creíbles que las conjeturas oficiales respecto a que Maldonado habría sido víctima de un puestero de la zona que se defendió cuando un grupo pro-mapuche lo atacó? Esa “hipótesis” lanzada por la secretaría de Seguridad ningunea el relato de la familia y los amigos de Santiago, como si no hubiera una larga historia de víctimas silenciadas.
PáginaI12 tuvo acceso a partes de los expedientes judiciales y reconstruyó los hechos a partir de fuentes judiciales, peritos, las querellas y la familia. Los investigadores coincidieron en que la justicia hizo medidas básicas, pero destacaron que “luego de siete días todo se hace tarde y mal”. Y agregaron que “esta demora es lo habitual en los casos de violencia institucional por lo cual es inevitable trazar similitudes con anteriores desapariciones en democracia. Es un mismo patrón, demorar las medidas preliminares lo cual concede una ventana de tiempo a la fuerza sospechada, y luego lanzar versiones distractivas, como fue el hallazgo de un cadáver NN en Punta Lara a pocos días de la desaparición del testigo Jorge Julio López”. 

Miente, miente, que algo quedará

Ariel había presentado un hábeas corpus preventivo porque desde enero la policía de El Bolsón lo sometía a un permanente hostigamiento. Había sido detenido junto a uno de los hermanos de Facundo Jones Huala, el lonko de la comunidad Pu Lof Resistencia Cushamen preso en Bariloche, luego de la feroz represión a los mapuches que reclaman su derecho a una parte de las tierras de la estancia del empresario Luciano Benetton. 
El buzo. “Ni de casualidad estuvo Santiago en ese hecho de Epuyén, Ariel es su amigo, habló con él ese fin de semana y estaba perfecto de salud. Es él quien aporta el buzo de Santiago para que los perros busquen rastros, no es de otra persona como dicen por ahí”, dijo Verónica Heredia, abogada de la familia Maldonado, a PáginaI12. “Dicen por ahí” que esa prenda la habría proporcionado la comunidad mapuche para “sembrar evidencia falsa”. El rastro de Maldonado lo siguen los canes en base al olor de una gorra y un cuello polar encontrados donde fue golpeado, según los testigos que así lo declararon ante el juez.
Celulares. “Tenía tres, y como uno es de Chile fue suficiente para generar la suspicacia de sus nexos internacionales. Es todo un delirio. Hay actividad de llamadas hasta el 21 en uno de los aparatos y hasta el 27 en otro, pero además en el que está registrado en Chile se recibe la llamada de su amigo Ariel el día 4 de agosto”, agregó la letrada en diálogo con este diario desde Esquel. “Hay un teléfono que tenía un chip de Chile porque había estado ahí, y después había otro con otro número que no se si sería de él o no, pero lo usaba para sus tareas de tatuajes y figura en los folletos que repartía”, describió Sergio Maldonado, hermano de Santiago.
¿Plomo? En la causa están siendo sometidas a pericias las municiones de goma que aparecieron en la escena. Pero según dos fuentes, los gendarmes también tiraron con balas de plomo, lo cual consta en una causa diferente contra Gendarmería por “hostigamiento”, iniciada por las dos mujeres de la comunidad que fueron detenidas en el operativo represivo.
Gendarmes. Según el expediente hubo dos gendarmes mujeres heridas. Aún resulta incomprobable para las fuentes saber a qué se deben las amenazas que estaría recibiendo el jefe del escuadrón de Esquel Fabián Méndez.
Es falso que la Gendarmería actuó “de oficio” por la flagrancia del delito de arrojar piedras con “hondas boleadoras”. 
La cronología de los hechos realizada por la Gendarmería y que consta en el expediente da cuenta de que la comunicación con el juez Otranto no se produce luego de la pedrada con que los mapuches intentaron resistir el desalojo de la ruta, como sostuvo la ministra Bullrich, sino varias horas antes de la misma. Y omite detalle alguno sobre Santiago Maldonado. Su nombre recién aparece a fojas 1, en la denuncia de Julio Saquero, de la Apdh de Esquel, y en la declaración de una testigo de la comunidad ante el defensor oficial Fernando Machado. 
A diferencia del escueto relato de los uniformados, la mujer describió que ingresaron al territorio en medio de disparos, empujando a sus hijos y quemando las carpas y pertenencias de los mapuches. “Búsquenlos”, era el grito que repetían. “Uno de los integrantes del Lof vio cuando se llevaban detenido al compa Santiago Peloso (apellido materno del desaparecido)”, dijo la testigo. Su mayor preocupación era evitar los efectos traumáticos de lo que habían vivido esa mañana en sus hijos, porque afirmó que “episodios de violencia son frecuentes”. Y aportó tres vainas servidas antimotín de 70 milímetros, y una sin percutar. Por su parte, Saquero ante el defensor Machado declaró que el ciudadano Santiago Peloso estaba presente durante el procedimiento de la Gendarmería para desalojar la ruta 40, “de quien no se tienen más datos ni contacto alguno”, y que luego de verificar que no estuviera detenido en ninguna comisaría dejaba constancia de que se encontraba desaparecido. Una semana más tarde, a fojas 44 la fiscal federal subrogante Avalos pide a Gendarmería el detalle del personal y vehículos que intervinieron en la represión, así como solicita al juez el audio de una entrevista al subsecretario de Seguridad Pablo Nocetti.
Según figura en el listado de medidas adoptadas en la causa hasta el 14 de agosto, el juez solicitó a la División Rastros de la Policía Federal que determine si las huellas encontradas en el allanamiento de la vivienda donde paraba Santiago en El Bolsón pertenecen a él. A dos semanas del hecho, Otranto volvió a pedir el listado de quienes participaron del procedimiento represivo y la lista de vehículos utilizados “en el término improrrogable de 24 horas”. Gendarmería se tomó 72 horas para entregar, finalmente, los 130 nombres. El juez toma nota de las pruebas que le aporta el defensor oficial sobre el lavado de las camionetas y la rotura de una de las fajas de seguridad, pero lo único que hace al respecto es “requerir los datos de la persona que hizo entrega de los mismos”.

Encubrir desde el minuto cero: episodio Epuyén 

“Gendarmería le responde a la fiscal que participaron del operativo sólo ocho gendarmes, de los cuales cuatro son mujeres, y a partir de ese momento comprendí que esa fuerza es la responsable acá, ocultaron desde el minuto cero”, se indigna la abogada de la familia Maldonado. PáginaI12 le había preguntado cuál de todas las pruebas recogidas hasta ahora es la más contundente sobre el destino que pudo haber tenido el joven artista. Sin abrir especulaciones sobre los resultados de los peritajes de las muestras de sangre y cabellos halladas en los sucesivos allanamientos en el lugar y en el escuadrón 35 de Esquel, la letrada sí ponderó los testimonios. “Son contundentes y precisos, un testigo ve que Santiago no cruza el río, que lo agarran los gendarmes y lo golpean y una testigo observa cómo lo suben primero al Unimog, y luego lo pasan a una camioneta”, resume. 
Pocos días después estalla la versión del puestero –o más bien capataz del puesto de Benetton en Epuyén– apuñalando a uno de sus atacantes, quien según el gobierno podría ser el joven desaparecido. El círculo podría cerrarse con otra medida ad hoc: la solicitud del contenido de la historia clínica de Maldonado que fue requerida al hospital local. Si bien el incendio del puesto de Epuyén existió, como así su derivada causa penal, y tuvo mucho impacto en los pobladores de la zona, algunas voces dudan que haya sido obra de la RAM. En una entrevista de La Izquierda Diario, la madre de Facundo Jones Huala, el lonko de la comunidad mapuche de Cushamen detenido y en huelga de hambre, dijo que “muchos pueden tener miedo a quedar pegados porque se comieron el cuento de la RAM. Hoy leía una noticia sobre gente de Cholila que quedó sin trabajo y salió a hacer un corte de ruta y ya salieron a decir que era la RAM la que cortaba. Van quedando claras algunas cosas. ¿Quién es la RAM, los mapuches o los milicos?”.
Actualmente la causa está desdoblada, el juez Otranto se quedó con el trámite de los tres hábeas corpus iniciales, y en sus manos no hay nada sobre el episodio de Epuyén. La investigación por el delito de desaparición forzada está delegada en la fiscalía de Alejandra Avalos, quien decretó el secreto de sumario. Entonces, las “versiones” sólo pueden surgir de fuentes oficiales o de la propia fiscalía que rompe su medida. 
Germán Maldonado dijo frente al Congreso que Santiago, egresado de Bellas Artes, era artista y músico, que escribía y amaba viajar. Pero Maldonado es llamado “tatuador”, “artesano” o directamente “activista de la RAM” de rastas largas, que vivía en comunidad y leía bibliografía “revolucionaria” a favor de la causa mapuche, por quienes no escuchan a la familia sino al gobierno. “Bullrich no nos pidió disculpas por no haberlo ubicado con vida”, dijo Sergio Maldonado a PáginaI12 desde Bariloche. “Lo único que falta es que saquen un cuchillo ensangrentado, que lo hayan tenido guardado desde el día 21, sería totalmente ridículo pero ya no sé lo que pueden inventar. Se lo vió después de esa fecha, no tuvo nada que ver ni participó en lo que pasó en ese lugar, sigue desviando la atención”, agregó. Para este comerciante de 48 años cuya vida se dió vuelta hace tres semanas, “es tan simple, alcanza con que vayan a preguntar a la biblioteca de El Bolsón, adonde iba siempre a tomar mate y a charlar por largos ratos”.
Santiago está desaparecido, la multitud que exigió en Plaza de Mayo su aparición con vida pretende que no integre esa lista que con el paso del tiempo obliga a dejar de mencionarlos en presente para mencionarlos en pasado.
Pagina 12
El fantasma de los que van a votar
Un fantasma recorre la Provincia de Buenos Aires y algunos dicen que amenaza con ser decisivo en las elecciones de octubre. Ese fantasma son los votantes que no fueron a votar el domingo pasado y que, según los cálculos que se esbozan, van a votar en octubre. El argumento es que siempre hay menos votantes en las PASO que cuando se hace la elección en la que realmente se definen los cargos, en este caso la del 22 de octubre. Sin embargo, los datos demuestran que el fantasma no es tan grande como se cree: el domingo pasado votó el 77 por ciento del padrón y en la elección decisiva de 2015 votó el 80,48. Siguiendo cierta lógica– sólo hay aproximadamente un 3 por ciento que se podría agregar. Si se compara este proceso con el de 2015 los números son los siguientes:
  • En las PASO de 2015, cuando se elegían candidaturas, se presentaron a las urnas en la Provincia de Buenos Aires el 72,37 por ciento del padrón electoral. Esas PASO se hicieron el 9 de agosto de aquel año. 
  • En la elección general, cuando ya se disputaron realmente la presidencia de la Nación, la gobernación bonaerense y todos los cargos de diputados, la concurrencia al padrón fue del 80,48 por ciento del padrón electoral. La elección fue el 25 de octubre de 2015 y definió que, para presidente, la resolución se iba a dar en un ballotage, que fue el que ganó Mauricio Macri en noviembre.
  • El domingo pasado, el presentismo fue alto, más alto que el de hace dos años. Se presentó a sufragar el 77 por ciento del padrón electoral según consta en el manipulado escrutinio provisorio emitido por el Poder Ejecutivo después de la votación. 
  • La mayoría de los especialistas –y la experiencia en los años de democracia– indica que suele haber más presentismo en elecciones presidenciales que en las de medio término, donde se eligen diputados y senadores. En el caso de la elección de 2015 estaba además en las PASO la picante competencia entre Aníbal Fernández y Julián Dominguez y luego en la elección general el dramático choque entre María Eugenia Vidal y Aníbal Fernández por la gobernación y la presidencia entre Macri y Daniel Scioli. 
  • Es decir que la lógica indica que debía haber más concurrencia en 2015 porque se ponía más en juego, sobre todo el máximo cargo del país. Sin embargo, los números demuestran que, tal vez, la presencia de Cristina Fernández de Kirchner como candidata produce un fuerte efecto, crea una especie de competencia dramática, similar a la de hace dos años. Se podría decir que se produjo un adelanto de la tensión político-electoral y que ese efecto llevó más gente a las urnas.
    Por lo tanto, gran parte del impacto ya se produjo el domingo pasado con el alto número en presentismo, por lo cual es muy difícil que en octubre aumente sustancialmente la cantidad de votantes. Tal vez se llegue a superar el 80 por ciento, pero no más. Sólo en las primeras elecciones de la democracia, en 1983 y 1985, y luego en la presidencial de 1989 se superó en forma clara el 80 por ciento. O sea que la lógica indica que el agregado a los votantes del domingo pasado (el 77 por ciento) sólo será de tres o cuatro puntos.
    Una de las especulaciones es que los que menos van a votar son los que respaldan a Cambiemos y a 1País, porque no tienen tanto interés político ni pasión como los que respaldan a Cristina y a Unidad Ciudadana. Sin embargo, ese diagnóstico quedó desmentido el domingo. En los lugares de menores recursos el presentismo fue igual que en los distritos más ricos. En José C. Paz, por ejemplo, y en San Isidro, la concurrencia fue del 76 por ciento. 
    Por supuesto que en una situación de paridad son importantes los tres o cuatro puntos de ciudadanos que no fueron a votar el domingo e irán en octubre. Pero no se trata de una montaña de votos ni tienen una orientación marcada. Tendrán posiblemente la misma relevancia que los 300.000 votos que fueron a partidos, principalmente de izquierda, que no llegaron al 1,5 por ciento del padrón y quedaron afuera en octubre. Por supuesto, está la presión del voto útil sobre las terceras y cuartas fuerzas para que voten al candidato tal para que no gane el candidato tal otro. Cuando se termine el escrutinio definitivo seguramente se empezarán a esbozar las estrategias para ver dónde se consiguen los votos para ganar. 
  • Pagina 12

19 de agosto de 2017

Magistratrucha

La primera movida de Cambiemos después de ganar en 2015 fue avanzar sobre la Magistratura. La primera después de las elecciones recientes fue igual: avanzó sobre la Magistratura para aprobar el juicio político al juez Eduardo Freiler. Las dos veces la maniobra fue denunciada al mismo juez, Enrique Lavié Pico. El juez cajoneó la denuncia contra Cambiemos de 2015 y en la otra falló velozmente para perjudicar al kirchnerismo. Y la Corte retrasó la jura de un reemplazo para darle tiempo al macrismo. La primera operación del macrismo después de las elecciones ha sido enviar una fuerte señal a los jueces y fiscales que molesten al gobierno. Sin independencia de poderes, con las corporaciones mediáticas oficialistas y los servicios de inteligencia a su disposición, más el poder económico, el país es una cancha inclinada que siempre favorece a los mismos jugadores. Y en la suma del poder público más toda la maquinaria mediática y uniforme se configura un sistema al que la ex presidenta Cristina Kirchner definió, sin exageración de opositora, como una democracia en “estado de emergencia”.
Después de cada ciclo de reformas, llegó un ciclo reaccionario. Así fue tras el gobierno de Irigoyen, así fue después del 55 y en el 76. Fueron golpes militares, pero de partida tuvieron un masivo respaldo civil. Sin ese respaldo, era difícil que los golpes se hicieran efectivos. El discurso violento de la oposición, el trabajo de zapa de los grandes medios de cada época –todos golpistas y la mayoría de derecha–, pudieron romper la defensa de los beneficios objetivos que la sociedad logró en cada uno de esos ciclos. En Argentina esos ciclos no estuvieron protagonizados por fuerzas socialdemócratas, como sucedió en otros países, sino por grandes movimientos nacionales y populares que surgieron de afluentes diversos.
La derecha siempre dice que es democrática. Todos los golpes se hacen en defensa de la democracia, la moral y la república. El discurso moralista, democrático y republicano siempre fue usado por la derecha para deponer a gobiernos populares acusándolos de autoritarios y así instalar en su reemplazo gobiernos realmente autoritarios, y lo de republicanos te la debo. La fase de reformas que implicó el kirchnerismo generó también un campo fuertemente reaccionario. La tradición de los movimientos populares del siglo pasado implicaba también formas de manejo del poder político con las que trataban de equilibrar la concentración del poder económico y las resistencias de los sectores privilegiados. El kirchnerismo evitó con bastante éxito esos mecanismos. Desde el punto de vista histórico puede ser importante que esta vez la derecha no llegó al gobierno por un golpe militar sino por una elección. Pero de todas maneras lo que la sigue definiendo es su papel como fuerza de rechazo a los procesos de cambio reales introducidos por gobiernos populares. Cada vez que reemplazó a los gobiernos que criticaba, fue más autoritaria y, al mismo tiempo, su acción de gobierno se centró en tratar de deshacer los progresos que se habían alcanzado en el ciclo anterior. El programa de cualquier gobierno se reconoce en su gestión. El verdadero programa de todos los gobiernos de derecha que reemplazaron a gobiernos populares, consistió en medidas de gobierno antinacionales y antipopulares y siempre fueron más autoritarios y menos respetuosos del republicanismo.
No es nuevo ese fenómeno y la derecha ha demostrado que no es más democrática ni republicana que los gobiernos populares. La pregunta es por qué ese discurso que se repite en la historia es capaz de penetrar construcciones que vuelcan un fuerte beneficio real sobre la sociedad.
El discurso republicano ya no parece tan importante cuando consiguen el gobierno. Toda la maniobra irregular y oportunista que acaba de realizar el macrismo en la Magistratura no provoca indignación entre sus seguidores. El presidente Mauricio Macri los felicitó y el diputado Juan Pablo Tonelli, representante de Cambiemos en la Magistratura, dijo que los kirchneristas “se quedaron dormidos”. La manipulación de la carga de votos, el domingo pasado, que dio lugar a que el público viera que el perdedor festejaba como si hubiera ganado, fue calificada por Margarita Stolbizer como “una picardía”. Tampoco el discurso de la moral aparece entre las prioridades: los seguidores del macrismo encuentran justificaciones inverosímiles para los Panamá Papers y para todos los escándalos de corrupción que ha tenido este gobierno en tan poco tiempo. La paradoja se acentúa porque es el principal argumento que se escucha para explicar el aluvión de votos que tuvo Elisa Carrió en la CABA. Carrió misma, en el pasado, denunció con dureza a Mauricio Macri y dejó de hacerlo cuando se convirtió en su aliado. Los que la votaron no advierten o niegan esa contradicción tan evidente.
El proceso plagado de irregularidades contra Milagro Sala, con la designación de jueces parciales del partido radical, familiares del gobierno, además de fiscales especiales y testigos comprados que ahora trabajan en el gobierno de Gerardo Morales, todo esa maquinaria antirepublicana no afecta al voto de Cambiemos. Es cierto que todo el mundo decía que iba a ganar por mucha diferencia y que no fue así. Pero gran parte del voto de 2015 se mantuvo fiel a este gobernador cesarista que ha sido denunciado por los organismos de derechos humanos de la OEA y la ONU por atropellar los derechos humanos y la independencia del Poder Judicial. Ni siquiera la desaparición forzada de Santiago Maldonado, como símbolo más descarnado de terrorismo de Estado impactó en el voto supuestamente moral y republicanista de Cambiemos.
Para el votante de Cambiemos, el voto al kirchnerismo es de clase subordinada, es voto del rebaño. Pero su voto personal es calificado, un voto del que sabe porque tiene información. Para ese voto es lo mismo Milagro Sala que Cristina Kirchner, no hace diferencia, pero sus votos funcionan para diferenciarlos de ellas. Para ellos, el discurso republicano, moral y democrático funciona en un solo sentido: es legítimo que el universo kirchnerista reciba el azote del autoritarismo, de la falsa moral y lo antirepublicano.
La conclusión es evidente: si ese discurso funciona en un solo sentido, se trata de un discurso falso, pour la galerie, o para tranquilizar la  conciencia, o para tapar un programa vergonzante, que es el verdadero. La oposición al kirchnerismo no surge públicamente  como oposición a las medidas populares como la AUH, las paritarias, la nacionalización de los trenes, del agua, de Aerolíneas o de YPF, del PROCREAR, el PROGRESAR o Conectar Igualdad, entre otros. Surge con un discurso moral, republicano y democrático. Sin embargo, cuando asume, se dedica a deshacer el entramado de beneficios populares y para hacerlo recurre a formas autoritarias, como las que quedaron a la vista esta semana en la manipulación de la carga de votos, en el asalto a la Magistratura y en el sadismo seudojudicial contra Milagro Sala. Llegamos así a cuál es la verdadera esencia de la derecha. Siempre ha sido así.
El debate que se abre no apunta tanto al carácter más o menos democrático de la derecha, sino a los motivos para que ese discurso, que ha sido históricamente desmentido, mantenga esa capacidad de penetración. En esos climas hay una gran diferenciación por grupo social. La mayoría de los sectores humildes tienden a defender lo que han conseguido. Hay otra porción que históricamente es conservadora, incluso en niveles humildes y capas medias. Y en el medio hay una masa fluctuante que es la que define el curso de acción. Los procesos de cambio, de movilidad social, generan mucha inquietud en grupos que se consideran amenazados por esos movimientos así como por la descompresión en las comunidades que caracteriza esos periodos y que genera inseguridad sin presencia policial masiva y sin discurso represivo ni de orden estricto, además se derriban tabúes sociales y en general hay una disciplina social que se rompe para transformarse. Aparte de errores tácticos del kirchnerismo, de las cosas que quedaron por hacer y del déficit para promover su propia continuidad con nuevos liderazgos, el discurso de la derecha penetra por varias de esas fisuras generadas por su propio desempeño.
Todos los factores de poder están alineados de un solo lado. La única defensa que tienen los trabajadores y los sectores populares en general es la confluencia en grandes consensos que permitan equilibrar un poco la balanza a partir de lograr el control del Estado. Aún así esos gobiernos populares deben gobernar con semejante contra. Perder en ese juego es una posibilidad real, pero también es un pecado porque la reconstrucción siempre es más difícil desde el llano y después de una derrota. En ese cuadro, el resultado del domingo no dio ventajas a nadie. Cambiemos no  creció en votos, aunque se pudo consolidar como fuerza. Y Cristina Kirchner también pudo consolidar su figura en el marco de un peronismo que no mostró ningún otro liderazgo importante y que en conjunto y con sus aliados sigue siendo la otra mitad del país y la única fuerza de oposición real.
Pagina 12